Un reportaje fotográfico sobre la pesca artesanal en el mundo, desde Portugal y Sri Lanka, pasando por Vietnam, Nicaragua y España, hasta Noruega y México, entre otros: un homenaje a todos los pescadores artesanales que viven del mar y para el mar, lo aman y veneran y obtienen de él todo lo necesario para su supervivencia.

La pesca artesanal atesora un importante conocimiento que se ha transmitido de padres a hijos durante generaciones y, aunque se han cometido muchos errores por la necesidad de subsistir, las comunidades de pescadores realizan una pesca sostenible que permite la regeneración del ecosistema sin llegar a agotar sus recursos.

Solo si consideramos los mares y océanos como un bien común, podrán preservarse de la especulación del mercado, de la sobreexplotación y de las actividades que repercutan negativamente sobre la biodiversidad y sobre el clima.